Noticias

La ley mordaza y cómo matar al emisor

Compartimos con ustedes el artículo escrito por nuestro Vicepresidente Corporativo, José Garrido-Lecca, publicado en el suplemento Día 1 del diario El Comercio, sobre la Ley Mordaza y los verdaderos objetivos de la comunicación: ofrecer a las grandes audiencias las herramientas y canales necesarios para que se informen, sean curiosas, críticas, y no se dejen engañar.

A nivel conceptual, son cuatro las razones que llevan a cualquier persona o institución a comunicar: informar, generar recordación sobre lo que se informó, persuadir –es decir, ganar credibilidad entre las audiencias- y, finalmente, motivar una acción puntual.

Estas razones son inherentes a la naturaleza de toda persona y, por supuesto, de toda organización. En ese sentido, la reciente aprobación de la llamada ley mordaza, más allá de cualquier interpretación política, responde a una clara intención de limitar el legítimo derecho del Estado a comunicar. Pero, sobre todo, es un atentado contra una actividad tan indispensable para la calidad de vida como la comunicación.

La ley busca evitar que los medios de comunicación reciban publicidad estatal, y que esta situación los condicione a difundir información parcializada a cambio. Partir de este concepto es abonar la errada idea de que los medios son los únicos generadores de opinión. Y creer eso, en una época como la que vivimos hoy, es un despropósito monumental.

Pero, más allá de ello, se pretende ´matar al vocero´, en lugar de preocuparse por ofrecer a las grandes audiencias las herramientas y canales necesarios para que se informen, sean curiosas, críticas, y no se dejen engañar por cantos de sirena.

Y, si bien esta no es una función del Congreso de la República, sí lo es crear y respetar las condiciones para que la comunicación circule sin restricciones, en una sociedad donde la libertad de información debe llevar al ciudadano a tomar mejores decisiones.

Esta tarea también toca al sector privado, por supuesto. Este, a través del marketing y la comunicación, no solo debe vender un producto o servicio, sino educar a los consumidores para que sean mucho más exigentes y de esta forma estén en capacidad de discriminar información, dentro de un mar de contenidos, muchas veces tendenciosos.

La comunicación y la libertad de información, por tanto, no son solo un derecho natural del ser humano, sino el camino más certero para tener sociedades más críticas, educadas y, por ende, más desarrolladas.


Ir a la noticia anterior Ir a la siguiente noticia
Ir a Noticias

TDM NEWS

Suscríbase a nuestro e-newsletter para conocer las últimas novedades sobre el sector, proyectos y nuevas soluciones.

Su solicitud ha sido enviada con éxito.


Nos comunicaremos con usted, gracias.


TDM DESCARGAS

Presentación Corporativa